La jaula para roedoresLa jaula para roedores es la más clásica de las jaulas para roedores y ofrece ventajas prácticas: ventilación óptima, fácil de montar y fácil de limpiar porque se puede desmontar fácilmente. Sin embargo, tiene sus inconvenientes, como las salpicaduras de basura y el riesgo de fuga si se opta por una especie de hámster enano, en cuyo caso las barras deben estar preferentemente separadas por 0,5 cm. También se debe tener cuidado con protegiendo la jaula de las corrientes de aire cuando ventilas la habitación. Las jaulas con barrotes también tienen el mérito de ser las más económicas y ofrecen a tu hámster la oportunidad de trepar y jugar. La jaula de plexiglásLa jaula de plexiglás evita las proyecciones de basura, protege a su ocupante de las corrientes de aire y evita cualquier riesgo de fuga. Estas ventajas se ven compensadas por la mala circulación de aire en la jaula, por lo que será necesario limpiarla más a menudo para evitar los olores. Además, este tipo de jaula no permite al hámster trepar o roer las barras, lo que limita el ruido pero debe compensarse con la compra de accesorios adicionales para satisfacer estas necesidades esenciales. Finalmente, el plástico a menudo envejece mal y se vuelve opaco después de un tiempo. Sin embargo, la jaula de plexiglás sigue siendo una opción interesante si su higiene es irreprochable.